Blog de Maryjann

Mis Defectos son actitudes no normales

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

TUS DEFECTOS CUANDO ERES DEPENDIENTE EMOCIONAL

La codependencia es una enfermedad que lleva a la persona que la padece a perder su propia identidad reaccionando en exceso o muy poco.   Entre los defectos de carácter más relevantes tenemos el Control, el Perfeccionismo, el Miedo, sentirse la  Víctima y la Ira.

LOS DEFECTOS DE CARACTER AL DEPENDER DE OTRAS PERSONAS

Si queremos cuidar a otros controlamos, si no queremos cometer errores somos perfeccionistas, si cuidamos excesivamente a nuestros hijos somos miedosos, si nos defendemos en exceso somos iracundos, si no reaccionamos nos hacemos las víctimas, si pensamos que todo nos enferma somos hipocondriacos, si deseamos hagan las cosas como creemos es lo mejor somos manipuladores, en fin, el exceso en nuestras acciones nos hace codependientes.

PRINCIPALES DEFECTOS

  • CONTROL
  • IRA
  • MIEDO
  • PERFECCIONISMO
  • VICTIMA

OTRAS ACTITUDES

  • AGRESIVO
  • APEGO DESMEDIDO
  • BAJA AUTOESTIMA
  • CELOSO
  • DESCONFIADO
  • DOMINANTE
  • EXPECTIVAS IRREALES
  • HIPOCONDRÍA
  • LÍMITES DÉBILES
  • MANIPULADOR
  • NO SABE CUIDARSE
  • OBSESIVO
  • POCA COMUNICACIÓN
  • PROBLEMAS SEXUALES
  • RESENTIDO
  • RUDO
  • SOBREPROTECCIÓN

EL CONTROL

Controlar es una de las actitudes más relevante de la persona Dependiente.    Las personas controladoras  a pesar de querer ejercer control al final terminan controladas por ese deseo de querer imponerse siempre que los hace enfocarse en la vida de otros hasta perder su identidad.   Puede que en un momento dado las personas se dejen controlar o mandar, pero inevitablemente esto termina por hastiar y al final harán lo que desean y el controlador al ver que pierde ese dominio termina iracundo, obsesivo o por el contrario se deprime por miedo al incierto futuro.

El Control se puede ejercer conscientemente, pero la mayor parte del tiempo se ejerce por confusión creyendo que es un deber poner orden, rescatar o ayudar ya que se aprendió en el hogar de origen, donde sus miembros para sobrevivir debieron controlar situaciones que no les tocaba a su edad.   En otras ocasiones si de niños nos controlaron férreamente, de adultos copiamos el mismo patrón de conducta que lleva a ser violentos y dominantes.  Sabemos que no es fácil aceptar que otros hagan las cosas a su manera y peor si lo hacen mal, pero este es el momento de demostrar que se tiene el control para soltarlos.   Hay que dar la libertad de actual a otros como queremos nosotros mismos ser libres de tomar nuestras propias decisiones.

No nos engañemos, es control juzgar y perdonar misericordiosamente, exigir perfeccionismo y ayudar sin que lo pidan.


LA IRA

Como la persona dependiente de otros quiere ejercer control y los demás hacen lo que quieren, inevitablemente se termina en un ataque de ira donde se dicen y hacen cosas malvadas y en forma maquiavélica con obsesiones de venganza.

Estos ataque de ira se vivieron en el hogar de origen de padres y hermanos y copiarlos es muy normal a pesar del dolor que acarrean.    Los resentimientos se eternizan, los chismes, confabulaciones familiares que se convierte en bandos que no permiten la buena comunicación.    Hay que salir de ese círculo vicioso apartando o ignorando ese entorno para no hacer lo que tanto seguramente se criticó.

Aceptemos a los demás como son, pero alejémonos de ellos si desean confrontación.

EL MIEDO

En mi caso muy personal, en mi niñez vivía en una familia problemática llena de violencia, mentiras, apariencias, etc y esto me llevó a la inseguridad y terror de cómo iban a actuar mis padres o el que me cuidara.    Se creció con desconfianza del futuro tratando de controlar lo que se pudiera para estar preparados del golpe ya sea físico o emocional.  El asumir responsabilidades que no nos tocaba nos hizo temerosos de actuar evitando problemas mayores.      Nos volvimos dependientes del amor de nuestros padres y tratábamos de agradar a fin de evitar castigos, así dejamos a un lado nuestros gustos, pensamientos y  deseos y la respuesta a esto fue el miedo y tratar de controlar todo.

El miedo encaminaba todo lo que hacíamos y para colmo se nos vendió la idea de un Dios vengativo y así se tenía miedo por portarnos mal, desobedecer, sacar malas notas, salir de la casa, de los adultos, de fantasmas, hacer cosas por nuestra cuenta, ser raptados, violados, etc., nunca faltaron historias terroríficas en las noches de nuestra niñez.  Muchas de estas historias se llegaron a materializar y otras quedaron guardadas en nuestra mente.
 
Ahora como adultos, tenemos muchas cosas guardadas de nuestra niñez que no hemos resuelto y que se manifiestan en nuestros sueños recurrentes, pesadillas, malos recuerdos que nos llegan de golpe al ver, oler, leer o hablar de algo.       Son asuntos por resolver que mediante un  grupo de autoayuda y su 4to. Y 5to. Paso llegamos a ver en su justa dimensión, enfrentarlos, cerciorarnos que ya no son reales y mirar que ya somos adultos y nos podemos defender.

EL PERFECCIONISMO

Si buscas metas inalcanzables, muy elevadas, difíciles de alcanzar y pierdes la tranquilidad es que eres Perfeccionista.   Y es que ser perfeccionista parece no ser malo ya que muchas veces se confunde el deseo de superación e ilusiones del futuro a ser perfeccionista.   Por ejemplo si tenemos un proyecto importante y por alguna razón no se llega a concretar, esto nos hace sentir casi morir o cuando se programa una reunión familiar y alguien no asiste volvemos un caos esa falta de asistencia, en fin sean grandes o pequeñas cosas no se acepta salgan diferentes a lo programado.

Si tuvimos unos padres exigentes o debimos actuar impecablemente para no meternos en problemas puede que sea este su origen.  Para el perfeccionista todo es blanco o negro, bueno o malo y no solo lo exige a su persona, se lo exige a todo el que tiene cerca.      No acepta sugerencias pues cree tener la razón siempre, no deja hablar a los demás e interrumpe continuamente, no deja cumplir sus responsabilidades a los que les rodean y luego se victimiza de que Él hace todo.

Hay que mirar todo en su verdadera dimensión no sólo en el resultado final sino disfrutando  lo que se hace y dando valor a los sentimientos personales y no a expectativas irreales de grandeza.    El Perfeccionismo paraliza, sacrifica relaciones familiares y amigos, baja la autoestima, hace creer falsamente que somos imprescindible y acarrea tristezas.

Reconociendo que el perfeccionismo es algo negativo, mediante un programa de autoayuda, con mucho valor para cambiar y con ayuda de un Poder Superior se puede llegar a controlar este defecto de carácter.  Hay que hacer una pausa y recordar que se merece recibir gentileza y comprensión de nosotros mismos aunque cometamos errores, no autocriticarnos, no compararnos con los demás y no olvidar que no somos, perfecto solo Dios.

COMO  EVITAR HIJOS  PERFECCIONISTAS

•    Reconocer que si somos perfeccionistas, podemos crear en ellos este desorden emocional.
•    Reconocer que nuestros hijos no serán igual que nosotros, tienen sus capacidades individuales.
•    No le resaltemos el estudiar demasiado, pero demasiado.
•    Ocupemos su tiempo en actividades recreativa no solo estudio.
•    No le pidamos cumplir metas demasiado elevadas para su edad.
•    No los tratemos como adultos.
•    Si no consiguen un objetivo no acusarlos y ser severos jueces, ser flexibles pero no permisivos.
•    No considerarlos o hacerlos sentir que son perdedores al no llegar a cumplir un objetivo.
•    No ser obsesivos con que hay que mejorar siempre.
•    Si han trabajado mucho y no han podido terminar, ver si son muy detallistas.
•    Si están estresados a pesar de haber estudiado decirles que no hay que sacar la nota máxima.
•    Hacerles ver que ellos valen como personas no como logro de sus objetivos elevados.
•    Animarlos a trabajar en grupo y aceptar las ideas de sus compañeros.
•    No exagerar al pedirles orden.

LA VICTIMA

No hay que acostumbrarnos a sentirnos las Víctimas porque ésto retrasa nuestra recuperación, acarrea dolor, frustración y nos puede llevar a conductas desagradables como la pereza o consumir alguna sustancia para sentirnos mejor.

Hay que aprender a acumular y utilizar nuestra fuerza y voluntad para ser positivos, identificar cuando se dicen cosas insignificantes y no tomarlo como algo personal y si invaden nuestra vida hay que tener el valor para alejarnos o defender nuestra postura apropiadamente antes de empezar a llorar como una víctima.

Si hay algo que nos toca hacer debemos desempeñarlo y no dejarlo pasar para después lamentarnos y desempeñar el papel de “pobrecita Yo, tanto que tengo que hacer".   Sentirnos las víctimas o inspirar lástima no es para sentirnos orgullosos.   Perseguir y rescatar lleva inevitablemente a "pasear la víctima", hay que alejarse cuanto antes de dar esos paso porque nos recargaremos de trabajo al hacer lo que no nos toca y permitiremos siga el abuso.    Podemos sentirnos víctimas de nuestra pareja pero también de un hijo, amigo, jefe, ahijada, vecina, etc.

OTRAS ACTITUDES DEL CODEPENDIENTE

AGRESIVO

La agresividad muchas veces oculta el miedo por situaciones del pasado o culpas que se cargan y hacen sentir frustración y poca paciencia.

¿Qué bueno puede traer la agresividad?  Nada, con o sin razón no hay excusa para ser agresivos.  Toda acción trae una reacción y la agresividad acarreará más violencia que puede llevar a un final que no se quiere.

Sabemos que es más fácil decirlo que hacerlo, pero es que al estar tan acostumbrados a ser hostiles no se siente la necesidad de cambiar porque se alcanzan ciertos triunfos por ese camino,  pero las consecuencias serán tener una vida miserable en constantes crisis, intranquilidad y muchos enemigos.

Hay que pedir al Poder Superior humildad, paz, ganas de ser cambiar, ser diferentes y empezar a tratar a los demás como nos gustaría nos trataran a nosotros. Si bien muchas veces tenemos la razón, a veces los demás también tienen sus verdades a tomar en cuenta y no tenemos el derecho de ser agresivo por eso.

APEGO DESMEDIDO

En code activa no se sabe distinguir donde empieza y termina la vida de otros, se fusiona a la pareja, al hijo al padre, etc.  Se vive pendientes y dependiente hasta el punto de no saber lo que se quiere o necesita, cuidar es la meta, complacer y adivinar las necesidades de los demás el destino.  Y si la persona de la cual se esta apegado ya no está a nuestro lado se sienten ganas de morir en el momento, pero rápidamente e inconscientemente se busca otra persona.

LA PERSONA EN APEGO DESMEDIDO:
•    No se siente feliz, alegre ni en paz.
•    Busca la felicidad fuera de sí mismo.
•    Se pega a cualquier cosa o persona que piense le puede brindar felicidad.
•    Se siente amenazadO si lo quieren dejar.
•    A menudo busca amor de gente que es incapaz de amar.
•    Cree que los demás nunca están cuando lo necesita.
•    Relaciona el amor con el dolor.
•    Más que amar a la persona, la necesita.
•    No se toma el tiempo para juzgar si otras personas le convienen.
•    Tampoco investiga si ama a otras persona o si esta le caen bien.
•    Centra su vida alrededor de otras personas.
•    Concentra todos sus sentimientos de bienestar de su relacion con los demás.
•    Pierde interés en su propia vida cuando ama.
•    Duda de su capacidad de cuidarse a sí mismo.
•    Tolera el abuso para sentir que la gente aún lo ama.
•    Se siente atrapado en las relaciones.

BAJA AUTOESTIMA

Algo común entre los codependientes es creer que valen poco, no ser útiles o sentirse inadecuados en este mundo.  Con este comportamiento son el enemigo de sí mismos.   Al perderse el control emocional no saben que es lo correcto y con  baja autoestima cada reto en la vida es un gran esfuerzo mental y físico dando mucho miedo cometer errores. En el círculo vicioso de esfuerzo y frustración viven tristes por no ser como los demás o no destacar, entonces reprimidos no duerme y tal vez hacen uso de drogas tranquilizantes o píldoras en busca de paz mental lo que afecta más su estado mental.   Si bien se tienen defectos de carácter esto no significa que se se vale o no se tienen cosas buenas para ser feliz, es el estado mental confuso lo que lleva a sentir baja autoestima.   Mediante un Grupo se descubre lo que realmente se lleva dentro y las cualidades que se posee, entonces este estado deprimente desaparece y se funciona mejor en sociedad.  De ahí la importancia de recuperarnos.

PARA  SUPERAR LA  BAJA  AUTOESTIMA RECORDARÉ:
Aceptar que se es suficiente.
Que siempre hay alguien mejor o peor.
Que lo que hacemos no es lo que somos.
Que equivocarnos o no ser los mejores no es malo.
Que no valemos por lo que los demás piensan.
Que por cometer errores no pasará una catástrofe.
Que nunca tendremos todas las respuestas. No hay que aceptar se nos pregunten todo.
Que se pueden posponer cosas hasta que se desee o se deba hacer.
Que nadie nos aborrecerá por ser nosotros mismos.
Que nuestro Poder Superior nos ama a pesar de no ser perfectos.
No buscar ser digno de lástima.
No ponerme estándares altos imposibles de alcanzar.

CELOS

"El que es celoso, no es nunca celoso por lo que ve;
con lo que se imagina basta".
Jacinto Benavente (Dramaturgo español

 

Todos hemos sentido celos a lo largo de nuestra vida.    De niños es uno de los sentimientos más comunes.     A medida que vamos creciendo y nos convertimos en adultos éstos pueden disminuir y dejar de ser importantes en nuestra vida o pueden tomar el control de nuestras principales relaciones.    

Podemos sentir celos y no reconocerlos o no aceptarlos debido a que con frecuencia las personas celosas son criticadas.  Negarlos no es la solución ni los elimina, menos ayuda a controlarlos, al contrario.  

Los celos no son amor, vienen de sentir  miedo y rabia y creernos los dueños de una persona que puede dejarnos.    Son inseguridad al no creernos merecedores del amor de la pareja por sentirnos feos y compararnos con los demás.   Dicen que si vimos en nuestra niñez escenas de celos, lo más probable es que lo repitamos, piensa si ese es el origen de los celos infundados.

Recordemos que como adultos nos pueden dejar pero no abandonar (como niños) y evitemos magnificar situaciones.   Hay que actuar con calma para ver las situaciones en su justa dimensión, dicen que durante una crisis no se deben tomar grandes decisiones porque nos arrepentiremos, en un arrebato de ira se pueden hacer cosas que luego quisiéramos no haber hecho.  

Muchas son las parejas que aunque mutuamente deciden estar juntos y se juran “para toda la vida” sus relaciones terminan y son capaces de pasar la página y encontrar la felicidad en otra parte, pero para otras parejas ese "para toda la vida" se convierte en un infiernos de tortura eterna o la ruptura es un martirio de ofensas porque los celos presentes no los dejan avanzar en forma normal.   Creerse los dueños de una persona o querer vengar una infidelidad es lo que ha llevado a muchos a proferir daño físico o la muerte a su pareja.   Al final salen perdiendo todos y más los pequeños hijos.

No hay que fantasear sobre un mundo oculto de tu pareja, llegado el momento, si es verdad una infidelidad es cuando se debe actuar, no antes.   Muchas veces experiencias pasadas es lo que motiva ser personas celosas y no el presente.   Hay que buscar independencia en actividades para no absorber ni dejarse absorber por la pareja.   Evitar los celos con la familia, amigos o compañeros de trabajo, habla abiertamente del tema para tomar una decisión acertada.   Callar lo que se piensa es lo peor, la buena comunicación es clave.   No hay que olvidar que mirar no es entablar una relación y los hombres a veces no pueden evitarlo (sin excusarlos, pienso es una falta de respeto no contenerse más no una infidelidad).

En caso que no hayas confirmado una infidelidad es en vano y estresante tratar de averiguar sus claves o contraseñas en las redes sociales.   Si ya confirmaste la infidelidad igualmente es una tortura innecesaria, no lo hagas, te sentirás doblemente mal.   Piensa en la mejor decisión, consulta con un profesional o persona seria de confianza para mantener la calma a la hora de decidir tu vida, recuerda que se actúa solo cuando llega el momento, no antes.... si es que llega.   

DESCONFIANZA

Ser desconfiados como muchos defectos de carácter vienen de la niñez cuando sentimos que nuestros padres nos defraudaron.   De adultos es difícil no hacer comparaciones y preguntarnos  ¿Si nuestros padres nos fallaron, cómo vamos a confiar en los demás?.  Hay que recordar vivir en el presente y no del pasado, aparte todos los seres humanos no son iguales y nuestros padres si no fueron ejemplares no tienen que ser el denominador común.

Ser desconfiados nos descontrola ya que no creemos ni en nuestras propias decisiones lo que nos lleva a mucha inseguridad y volvernos seres solitarios sin fe alejándonos inclusive de Dios.   Muchos ataque de ira viene de la desconfianza hacia quienes nos rodean al guardar muchos resentimientos.   No hay que permitir que la desconfianza nos aísle, recordemos que es un defecto y no una buena forma de ser.   Esta bien cuidar a nuestros seres queridos y cuidarnos, pero si nos vamos a los extremos, ahí es donde tendremos problemas por la desconfianza al pensar que todo el mundo es malo.

DOMINANTE

El Control y el Perfeccionismo lleva a una actitud dominante en el sentido negativo de la palabra, no se refiere a una persona que desea hacer las cosas primero o mejor que los demás, llevar las riendas del hogar o tomar decisiones importantes,  se refiere a imponerse, avasallar, mandar, ejercer poder  y obtener lo que se desea a toda costa y sobre quien sea.    Si se tuvo unos padres autoritarios, seguro se querrá intimidar y provocar miedo por medio de la violencia física o psíquica, total es lo que se aprendió desde la niñez.   El perfil del dominante busca siempre sus  interés personales,  no es tolerable con los que lo contradigan ni los justifica porqué hay que obedecerles cual si fueran reyes y reinas.

Como muchas veces se obtienen beneficios a corto plazo en esta actitud se sigue dominando a pesar de sentir mucha presión y estrés por mantener una imagen de super poderoso e importante.

Una vez se tenga la disposición de cambiar este desagradable defecto hay que ir soltar a ciertas personas, adaptar nuevas formas de relaciones humanas y buscar actividades placenteras a fin de ser más tolerantes, menos controladores y no pensar que se es el único capaz.

EXPECTIVAS

Recurrir a una persona enferma emocional en busca de afecto y apoyo puede ser como ir a una ferretería a comprar pan. 
Librito Valor para cambiar, Pág. 2

Los demás no nos defraudan, es lo que esperamos de ellos lo que nos desencanta.
Maryjann

Si nuestra familia de origen fue disfuncional (que no funcionaba bien) no recibimos el amor, apoyo y protección que necesitábamos, por el contrario siempre estuvimos a la espera de la llegada de unos padres intranquilos, violentos, irrumpiendo a paz.     Fue entonces que con mariposas en el estómago de un susto inexplicable, empezamos a llenarnos de expectativas sobre el problema de cada día.     Como adultos seguimos esperamos estas mismas cosas de nuestro esposo, hijos e inclusive lo que nunca llegó de nuestros progenitores.

Si dejamos de esperar y esperar cosas de los demás, recibiremos con agrado lo que llegue y al no hacernos expectativas de lo que nos pueden ofrecer, estas expectativas no nos defraudarán  ya que son ellas las que nos defraudan,  no nuestros amados familiares.

Es común esperar amor sano de personas que no están emocionalmente bien y así vamos por la vida culpando de no  inspirar amor porque la dependencia emocional no nos dejó ver que somos nosotros los que estamos pensando mal al hacernos expectativas.     Nada se puedese  hacer sobre algo que aún no ha sucedido y al imaginarlo solo sufrirá al ver que no llega a realizarse.  Si las expectativas son muy positivas o por el contrario muy negativas de igual forma si no suceden traerán frustración.

HACERSE EXPECTATIVAS ES:
•    Esperar demasiado de los demás.
•    Esperar que los demás reaccionen de alguna forma ante una situación dada.
•    Exigir demasiado de personas enfermas emocionales, inclusive de mí mismo.
•    Esperar se me agradezca lo bueno que soy.
•    Tener poco y esperar muchísimo más.
•    Creer tener mala suerte.
•    Esperar que la vida esté libre de problemas.
•    Desear que en la vida todo salga exactamente se desea.
•    Pensar  constantemente en  "que pasara si ..... "
•    Pensar en dificultades futuras.
•    Fantasear  en enormes logros futuros.
•    Tener  ideas obsesivas de gozo, sufrimiento o venganzas.
•    Idealizar a las personas.

HIPOCONDRÍA

Si nos gusta hacernos las víctimas seguro seremos hipocondriacos expertos en todos los remedios caseros y farmacéuticos, sabremos los síntomas de todas las enfermedades y creeremos cualquier cosa que nos digan, leamos o miremos en la tv sobre como curar enfermedades.  Es más, seguro que cuando vamos al doctor y nos dicen que no estamos enfermos gravemente saldremos defraudados del consultorio y repitiendo que ese médico no sirve o  no sabe nada.

Al ser dependientes emocionalmente se busca llamar la atención, nos resuelvan nuestros problemas, nos quieran más y estar enfermos es una idea magnífica, por eso el Codependiente ama las enfermedades.

En code activa sientes sin estar enfermo:

•    Dolores de cabeza, de espalda, mareos, cansancio,  desgano y estar sin fuerzas.
•    Pesadillas nocturnas, poca concentración, insomnio.
•    Sentir querer dormir y no despertar nunca, trastornos nerviosos.
•    Ulceras o malestares del estómago, gastritis, taquicardia.

LÍMITES DÉBILES

Cuando tenemos límites débiles decimos no tolerar ciertas conductas en los demás pero poco a poco incrementamos la tolerancia hasta que permitimos y hacemos cosas que habíamos dicho jamás haríamos.    Si permitimos que otros nos lastimen y nos preguntamos por qué nos lastimaron es que les hemos dado a los demás el poder de nuestra vida.

Si decimos "SI" cuando queremos decir "NO" y decimos "NO" cuando en realidad queremos decir "SI" tenemos un gran problema ya que nos meteremos en grandes dificultades a causas de ese conflicto entre lo que debemos y permitimos.    Seguro que si los que nos rodean saben de esta debilidad de carácter se aprovecharan y manipularan para beneficio propio.

No hay que permitir que los problemas ajenos debiliten nuestros límites porque luego vendrán las lamentaciones y reclamos por haber accedido a algo que no nos tocaba resolver como en el caso muy común de pagar cuentas que no son nuestras y debilitan nuestras finanzas.  El amor y la amistad no tiene porque perjudicar.

MANIPULACIÓN

Al ser dependientes de otros, empieza la manipulación por excusas de una enfermedad, la soledad,  el abandono, morir o pasear la víctima, esto entre muchas formas de chantaje emocional.

Por otra parte están los que se dejan manipular por miedo al que dirán, no parecer  egoístas con el prójimo o pensar que Dios los castigará dejándose abusar sin reaccionar por complacer a los demás sacrificando sus necesidades.

En cualquier caso estos juegos de poder al manipular y dejarse manipular son malos y  llevan a relaciones insanas por la falta de límites.   Este menosprecio se da tanto en la familia de origen como en la relación de pareja, entre padres, hijos , hermanos y hasta en el trabajo.    En éstos casos hay que poner distancia, buscar acciones a tomar para no tener que depender de una persona posesiva ni tener que ser egoísta y manipular la vida de otros.  Contra la baja autoestima que nos hace ceder a las manipulaciones es mejor la autodefensa emocional, perdiendo mejor una amistad a perder la libertad emocional.

NO SABER CUIDARSE

Cuando dependemos de un ser querido muchas veces se olvida el cuidado de nosotros mismos y nos exponemos a situaciones peligrosas como cuando nos creemos los defensores o queremos controlar una situación y nos enfrentamos a personas violentas que pueden hacernos daño en sus ataques de ira.     También llegamos a descuidar nuestras necesidades básicas como alimentarnos, dormir, estar tranquilos, cuidar nuestra salud por vivir la vida de los demás.   

Siempre que ponemos primero las necesidades de otros (se exceptúa a los menores de edad o enfermos) estamos a merced de quienes no les interesará nuestros bienestar sino el suyo.

OBSESIONES

Muchos en su afán de buscar alguien o algo que llene el vacío que sienten, se obsesionan aumentado desproporcionadamente lo importante que son las cosas o las personas, perdiendo el sano juicio y gastando muchas horas en eso.   Hay obsesiones al sentir culpa, querer venganza, controlar una situación, ganar una competencia y la más fuerte querer poseer a una persona.   En todos los casos estas obsesiones traen frustración y distorsión de la realidad.    El miedo hace crecer estos pensamientos equivocados, que roban hasta el sueño, nos alejan de los seres queridos y de actividades que nos convienen.   Muchos se avergüenzan de sí mismos por estas obsesiones que no dan felicidad.

Cuando vienen estas obsesiones hay que cambiar de canal, buscar una actividad que lleve a un cambio de actitud, sacar ese sentimiento placentero y momentáneo de imaginar algo que no es.    Dicen que si nos obligamos a una rutina de darle unos  minutos a la obsesión y luego detenernos e iniciar una actividad agradable ayuda a romper el hechizo de la obsesión.   También se puede escribir, hablar con otra persona y sobretodo poner distancia del objeto de esa obsesión.

POCA COMUNICACIÓN

La persona que depende de otros, exige, grita, le es imposible comunicar lo que siente, no se hace entender a pesar de tener la razón.   Exagerando las situaciones no dicen lo que siente ni sienten lo que dicen y menos pedir lo que quiere.    Si bien se hablan demasiado no se dicen nada y al estar los sentimientos entrelazados con llanto, lamentaciones y episodios pasados no hay forma de comprender lo que se quiere transmitir y cuando llega el momento de comunicar lo importante después de tanto sermón,  no se les hace caso.

Con poca comunicación se usa mucho el sarcasmo, se dicen mentiras para tener la razón por que sienten que lo que dicen no es importante para la otra persona, se culpa a los demás pero a la vez hay un sentimiento de culpa, en fin, es un caos conversar con una persona que no tiene límites para comunicarse.

Piensa, piensa, piensa, habla primero lo más importante, pide serenidad para lograr un equilibrio mental y poder comunicar los sentimientos en forma correcta y hacerte entender.

PROBLEMAS SEXUALES

En su interés de ser aceptado los dependientes emocionales buscan relaciones que no le convienen, en algunos casos se encadenan a personas dominantes o por el contrario buscan personas sumisas para dominarlas, pero en todos los casos no son parejas felices.

El miedo los domina estén o no con su pareja, son capaces de cualquier mentira o engaño para seguir en posesión de esa persona y no sentirse rechazados,  creyendo que el abandono los acabará y determinadamente intercambian sexo por ayuda económica sin ningún reparo.     Este juego de poder llega a los límites de violar la privacidad espiando, buscando las formas de adivinar las contraseñas, solicitar obediencia y lealtad y coaccionan llegando a comportamientos sexuales compulsivos o controlar el sexo para obtener algo.

En otras ocasiones con miedo al compromiso aparecen los eternos solterones o Don Juanes que pasan de pareja en pareja.   También están los fetichistas que rinden culto y admiración exageradamente a cualquier cosa o persona.   

La ayuda psicológica es primordial para la recuperación de estas conductas.    Con problemas emocionales se tiene relaciones sexuales y no relaciones amorosas, se está muy enojado para disfrutar la unión de pareja, se tiene el sexo como un mero acto mecánico y se fantasea mucho con relaciones sexuales casuales.

RESENTIMIENTOS

Resentimientos es volver a sentir lo mismo, es una actitud que repiten muchos dependientes emocionales en su afán tanto de querer buscar una solución o querer chantajear emocionalmente a su pareja, familiares y amigos.   Cuando se guardan resentimientos se vive en el pasado.

Si bien es verdad tal vez nos hicieron daño, seguir repitiendo lo que pasó desgasta, quita energía y roba felicidad.   A veces esperamos mucho de una persona y si falla, la decepción es tan grande o igual al resentimientos hacia ella, siendo el mayor problema lo que esperábamos de esa persona.    Cuando estamos llenos de resentimientos el que sufre somos nosotros, la otra persona no lo siente y como no la podemos controlarla no la podemos hacerla sufrir si no quiere, porque hay muchos que no hacen caso de nuestras eternas desdichas y berrinches.

Contra el resentimiento el perdón es el mejor antídoto ya que trata de olvidar o restarle importancia no funciona e irá creciendo como una bola de nieve hasta llegar a niveles insostenible y nos hará iracundos tomando decisiones extremas y equivocadas.   Los resentimientos dominan por eso es importante analizarnos para evitar exagerar situaciones, saber que lo causa y poder tener la oportunidad de liberarnos y dejar de sufrir por un episodio que ya es pasado.

RUDEZA

Creo que este defecto es importante ya que ser rudo o tosco al actuar o hablar es la causa de sentirnos aislados.   Muchos confunden el deseo de cuidarse con tratar mal a las personas o decir verdades en forma hiriente en lugar de ser corteses y vivir en sociedad lo mejor posible.   Una persona ruda no mide sus acciones, si crea una cris de buen agrado la recibe, total piensa que todos merecen un poco de dolor y ponerlos en su sitio.

Nadie quiere lo traten mal y así vemos a esos eternos amargados solos o buscando compañía para poner a los demás en situaciones incómodas sin pensar que algunas personas tiene sus problemas que los hacen más vulnerables y pueden complicarles más la vida.

Cada día debe ser la ocasión de ser amable, dar las gracias, pedir por favor, mostrar una sonrisa o quedarse callado total no es algo malo.

SOBREPROTECCIÓN

La code se manifiesta siendo sobre protectores al máximo, surge cuando nuestros padres, esposos o hijos nos han fallado o hicieron falta y se trata de llenar el vacío, entonces se demuestra mucho amor con excesivos cuidados, vigilancia, consejos, etc..    Pero ese es un amor egoísta que recrimina el amor que se da tratando de manipula y manipular para conseguir se haga nuestra voluntad.
 
El miedo a perder ese ser querido es lo que  impulsa a sobreprotegerlo y al final lo que logramos es convertirlo en una persona irresponsable y a la postre malagradecido ya que piensa se lo merece todo y no tiene que agradecer lo que no ha pedido y se aleja.

Sobre Nosotros

Maryjann creo y administra sin fines de lucro La Página de Maryjann y el Grupo Virtual de Codependientes y sus Sentimientos desde el año de 2002.

El Grupo Virtual

El Grupo Virtual de Codependientes y sus Sentimientos es  administrador por Maryjann y Mer incondicionalmente como Servidora de Confianza desde  2004.

Nuestros Inicios

Dirección

 

Search